Convivencias

La convivencia es un paso fundamental dentro de nuestro programa socio-religioso, porque en la convivencia es donde se puede tratar las problemáticas sin interrupción o obstáculo alguno. La convivencia crea una atmósfera y un ambiente que es propicio para que podamos conocernos un poco mejor a nosotros mismos y descubrir la verdadera raíz de nuestros problemas, que en la mayoría de los casos, por no decir todos, nuestros problemas tienen mas que ver con nosotros que con los demás, lo que pasa es que desde el principio de la creación del hombre nos hemos acostumbrado a echarle la culpa a los demás, engañándonos a nosotros mismos. Por eso la convivencia es un lugar de perdón, de restauración familiar, de sanidad interior, que es en esencia el mensaje del evangelio de Jesucristo.

Muchas personas llegan a la convivencia con la intención de solucionar lo que ellos creen que es su problema, pero según avanza la convivencia, se van dando cuenta que su problema es solo la manifestación de algo mucho mas importante en su vida. Y es entonces cuando la espiritualidad de la convivencia entra en acción, como un bálsamo que sana las heridas, y con una mirada compasiva de un Cristo salvador.

Una convivencia es para todos, porque como dijo alguien, “a veces, solo lavándonos las manos, nos ensuciamos la conciencia”. Y que terrible es vivir con la conciencia sucia, con una culpa, una culpa por no haber hecho algo o por haber hecho eso otro. La convivencia, a través de las poderosas enseñanzas de Jesús, y el poder de su obra, nos lleva a la limpieza de nuestra conciencia y a la liberación de la culpa. Una convivencia es para todo aquel que vive en este mundo que tanto aflige.

Colaboran:

Domicilio

  • Calle Henequén, 1
  • Puerto del Rosario
  • Las Palmas, España
  • Teléfono: 928 53 19 32
  • Móvil: 660 202 173
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Mapa